José María Molina.

José María Molina

Fue fusilado el 11 de agosto de 1974 en la Masacre de Capilla del Rosario, luego del enfrentamiento armado con la policía, bajo la orden del segundo jefe del Tercer Cuerpo del Ejército.

En 1961, Molina fue a estudiar Arquitectura en Rosario, graduándose a principios de los años 1970. El Nido fue el lugar de reuniones alegres, de asados y de vinos y de interminables discusiones políticas, donde empezaba a germinar la militancia en serio. Estos fueron sus primeros acercamientos a la militancia, aunque la justicia social y la conciencia revolucionaria la compartía desde el seno familiar; las conversaciones con su madre y su postura ante la vida -como fue no ser rompehuelgas- pese a la necesidad económica que le imperaba en el momento, guiaron su camino revolucionario. Su hogar fue un espacio donde eran escuchados los discursos de Fidel grabados en disco.

Luego de su fallecimiento, sus compañeros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) tuvieron la oportunidad de velar su cuerpo y de cubrir el féretro con la bandera del movimiento.

Su compañera de vida fue Cristina Planas, con quien tuvo una hija llamada Jorgelina Planas, quien fue apropiada de manera ilegal e inscrita como Carolina Salas. En la década de 1990, la hija de José María Molina se relacionó con familiares y amigos de sus verdaderos padres aunque mantuvo su nombre de inscripción.

haga un comentario

Can't read? Reload