Abuelas de Plaza de Mayo.

Abuelas de Plaza de Mayo

Organización civil creada de manera progresiva, que se inclina hacia la defensa de los derechos humanos en Argentina, cuya sede está situada en Buenos Aires. Estela Barnes de Carlotto figura como líder de la organización.

Su labor social está orientada a la restitución de los niños secuestrados-desaparecidos, a sus familias legítimas, durante la última dictadura militar o proceso de Reorganización Nacional (1976-1983) –durante el cual desaparecieron miles de personas, utilizando para ello centros clandestinos de detención (CCD).

Durante este período se instaura un gobierno que adoptó como modus operandi el asesinato, desaparición y tortura de todo aquel que se opusiera; lo que causaba pánico en la sociedad de forma general. El solo hecho de averiguar sobre un familiar podía causar la propia desaparición. Es en este contexto que se determinó, por parte de los militares, que los niños nacidos en cautiverio serían considerados «botín de guerra», además de que no debía ser criados por subversivos ni sus respectivos familiares, sino por buenas familias (militares) para salvar así a la sociedad argentina – partiendo de esta concepción alrededor de 500 niños fueron apropiados y privados de su identidad.

La diferentes organizaciones mundiales –de carácter humanitario o eclesiástico que podían pronunciarse ante los desmanes cometidos por el régimen militar en vigor mostraban disposición para abogar por la causa, tampoco se podía recurrir al ámbito judicial pues los jueces argentinos rechazaban constantemente los hábeas corpus.

Por ello un grupo de madres, padres y familiares de desaparecidos iniciaron un movimiento de resistencia no violenta, en el que las cabezas de las mujeres con un pañuelo blanco funcionaba como símbolo. Sería la Plaza de Mayo el escenario para dicha protesta. Fue así que cada jueves, a partir del 30 de abril de 1977, marcharon alrededor de la Pirámide de Mayo ubicado en la Plaza de  Mayo. Al inicio se reconocían entre sí con un clavo, más tarde empezaron a usar las mujeres un pañal de tela blanco. Comenzaron a ser llamadas Madres de Plaza de Mayo, no obstante, esta actitud causó presión tanto a nivel nacional como a nivel internacional sobre el destino final de las personas desaparecidas.

El mes siguiente, el 15 de mayo, María Eugenia Casinelli y otras once abuelas firmaban un hábeas corpus colectivo, dirigido a la justicia de Morón donde constaba la existencia de bebés desaparecidos  y solicitaban la suspensión de las adopciones. Se registra la carta como documento histórico y antecedente de la constitución de las Abuelas de Plaza de Mayo a fines de ese año.

Muchas fueron las que en estos primeros momentos se incorporaron a las rondas –en los primeros tiempos participaban algunos hombres hasta que por determinación de las mismas mujeres solo sería una actividad realizada por féminas, además los hombres eran entendidos como más peligrosos, por lo que pasaron a apoyar la lucha desde otros espacios- entre ellos: Alicia Zubasnabar de De la Cuadra (Licha) junto a su esposo y Hebe de Bonafini; María Isabel Chorobik de Mariani (Chicha) –quien se anima a unirse gracias a Lidia Pegenaute (única funcionaria del poder judicial que colaboró de buena voluntad con los familiares de los desaparecidos).

El 21 de noviembre, con motivo de la visita a Argentina del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Cyrus Vance; Alicia de de la Cuadra invita a Chicha a sumarse a una acción que estaban preparando la cual se concretó en la irrupción por parte de las llamadas Madres de Plaza de Mayo, en la ceremonia oficial para entregarle al funcionario – cada una un resumen de sus hijos y nietos desaparecidos. Fue la primera vez que estuvieron juntas las doce abuelas consideradas fundadoras, estas fueron:

Al principio eran conocidas como las Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos con Alicia de De la Cuadra como primera presidenta, aunque para 1980 aceptaron la denominación por la que eran conocidas.

Es importante precisar que el grupo de las Madres de la Plaza Mayo organizó un subgrupo, el de las Abuelas, cuya labro está orientada de manera más precisa  al asunto de los bebés.

Entre los resultados por lograr llamar la atención sobre el asunto  se encuentran:

  •  el 5 de agosto de 1978 ,víspera del Día Del Niño, solo un mes después del triunfo en la Copa mundial de Fútbol jugada en Argentina ,  el diario La Prensa, aceptó publicar una nota en la que se reclamaban los niños desaparecidos, texto que se considera el Himno de las Abuelas y constituyó el motor impulsor de la opinión pública internacional
  •  la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 1979, la cual se pronuncia sobre el Caso 2553 sobre la desaparición de Clara Anahí Mariani -nieta de Chicha Mariani- concluyendo que existía violaciones al derecho a de la libertad, la seguridad y la integridad de la persona  y a favor del derecho de protección contra la detención arbitraria, atendiendo a la devolución de la niña Clara Anahí a su familia, así como la realización de una investigación para sancionar a los responsables.
  •   31 de julio de 1979 CLAMOR-organización de derechos humanos de la Iglesia Católica de Brasil - junto con las Abuelas, hallaron en Chile a los primeros nietos, los hermanos Anatole y Victoria Julien Grisonas.
  • En 1980, a partir de una foto que llegó de forma anónima CLAMOR, Chicha Mariani reconoció  una nieta desaparecida, Paula Logares,que sería la primera niña restituida por la justicia argentina una vez restablecida la democracia.

Todas estas acciones valieron para consolidar relaciones entre las Abuelas y las organizaciones internacionales con la finalidad de encontrar a los niños.

Para la década de 1990 los niños ya no serían tan chicos, serían adolescentes y tendrían cierto nivel de autonomía, por lo que las Abuelas cambiaron su forma de actuar, comenzaron a realizar acciones masivas que involucrasen a toda la sociedad y que permitiera a los jóvenes que tienen dudas sobre sus orígenes, acercarse sin que fuese un problema; por eso en 1997, lanzaron una campaña ¿Vos sabés quién sos? , campaña se inició con un recital de rock en la Plaza de Mayo, presidido por el cartel y la consigna. Con ese fin, crearon junto a la CONADI, la Red por la Identidad, que se extendió por todo el país promoviendo el derecho a la identidad. Fue el comienzo de una nueva aproximación al problema. Ya era posible dirigirse a los nietos de manera directa.

La asociación trabaja hoy con un equipo multidisciplinario compuesto por jurídicos, médicos, psicólogos y genetistas y para asegurar la validez de los análisis de sangre se ha implementado un Banco Nacional de Datos genéticos, creado por la Ley Nacional Nº 23.511, donde figuran los mapas genéticos de todas las familias que tienen niños desaparecidos.

Obra Comprometida  

haga un comentario

Can't read? Reload