Pancartas de la Alianza por la solidaridad.

Alianza por la solidaridad

Este movimiento se gestó por la unión de tres ONG, comprometidas con el desarrollo humano. La primera era Solidaridad Internacional, dedicada a la lucha por la democracia y los Derechos Humanos: el derecho a la alimentación, la igualdad de género, la participación ciudadana y el desarrollo sostenible. En segundo lugar, Habitáfrica, la cual apoyaba a poblaciones vulnerables y migrantes en la creación de asentamientos humanos dignos. Por último, Ipade era una organización que defendía la justicia social y ambiental con las poblaciones rurales de países empobrecidos, para la gestión sostenible de sus ecosistemas.

El nombre Alianza por la solidaridad fue elegido pues enfatiza el medio a utilizar: las ALIANZAS entre personas, redes y organizaciones que trabajan por los cambios globales. Y también en el fin a conseguir: un concepto de SOLIDARIDAD adaptado a los retos de un mundo en cambio, que recupera su significado y remite al sentimiento de unidad basado en causas comunes, a la interdependencia y a la cohesión de las personas con su sociedad.

Cada vez con más fuerza, la ciudadanía demanda cambios contundentes en las relaciones de poder que rigen el mundo, y propone nuevas formas de organización y articulación para responder a problemas globales. La riqueza y el poder continúan cambiando de manos y de lugar, pero las viejas desigualdades persisten, con nuevas formas más sofisticadas de ejercer la exclusión y deshumanizar a las personas. Los derechos siguen estando vinculados a la nacionalidad mientras las injusticias traspasan fronteras. Las instituciones políticas globales que podrían poner coto a los nuevos poderes económicos y financieros (que ya actúan globalmente) no funcionan como deberían. Las nuevas organizaciones de sociedad civil debemos presionar para que mantengan el fin con el que fueron creadas, ganen legitimidad democrática, rindan cuentas ante la ciudadanía, y a la vez presionen a los gobiernos para mantener el marco de referencia de los Derechos Humanos.

Así, ante esta realidad, surge la Alianza por la solidaridad, para combatir estos problemas globales que afectan, con distinta intensidad, pero sin límites de fronteras, a todo tipo de personas y, por tanto, requieren propuestas y soluciones que, aun teniendo en cuenta las diferencias nacionales, también sean globales.

Obra Comprometida  

haga un comentario

Can't read? Reload