Isabel Tejeda en representación de Conferación de Unidad Sindical y de Asamblea de los Pueblos del Caribe.

Asamblea de los Pueblos del Caribe

Celebrada por primera vez en Trinidad y Tobago en 1994, este evento aglutina a representantes de sectores políticos, sociales y juveniles de 17 países del Caribe quienes discuten y analizan los desafíos de la región y las justas causas de los pueblos caribeños.

Se reunieron por segunda ocasión en República Dominicana, en el 2001; después en Haití 2003 y en Cuba, 2008. La edición celebrada en Cuba tuvo como lema: El Caribe: Diversidad, Resistencias, Solidaridad e Integración Alternativa.

La asamblea se asume como un valioso espacio de diálogo, intercambio y construcción colectiva de iniciativas y acciones para el desarrollo y la convergencia de las luchas caribeñas en defensa de la vida, la soberanía e independencia nacional, la paz, el desarrollo sustentable, la justicia social, la equidad y la identidad cultural de nuestros pueblos.

Denuncia la creciente militarización que tiene lugar en esta subregión por parte de los Estados Unidos y la reactivación de su IV Flota, contra la criminalización de las protestas sociales de los pueblos, partes de su política agresiva que expresa la pretendida hegemonía norteamericana sobre el Caribe y todo el continente.

Rechaza las prácticas neoliberales imperialistas y sus políticas económicas, configuradas en los Tratados de Libre Comercio, EPAs, en la presencia creciente de las empresas transnacionales, las privatizaciones, la dependencia de muchas de las economías caribeñas a los destinos económicos de sus actuales o antiguas metrópolis, la creciente deuda financiera, social, ecológica y de género.

En este sentido la Asamblea manifiesta la urgencia de construir y/o consolidar verdaderos modelos de integración tales como el ALBA y el Banco del Sur y denuncia que el actual modelo neoliberal resulta depredador del medio ambiente, atenta contra la soberanía alimentaria de nuestros pueblos, y convierte el uso de la energía no renovable en lucro de las grandes transnacionales, dada su alta demanda y desmedido consumo, peligrando su disponibilidad a corto y mediano plazo. El calentamiento global pone en riesgo la existencia misma de la vida humana y del planeta, lo que convierte en una prioridad la exigencia a los países industrializados y a las transnacionales de que se desarrollen modelos energéticos alternativos y sostenibles.

Obra Comprometida  

haga un comentario

Can't read? Reload